Que son los Chakras?

Los chakras son receptores de energía, parecen torbellinos que en virtud de su giro absorben energía, tal como lo haría un remolino. Una vez que la energía se introduce en el cuerpo fluye a través de las líneas energéticas (meridianos, según la Medicina China, o nadis, para los hindúes) hacia los órganos, permitiendo su funcionamiento.
Los nadis o meridianos, forman el cuerpo de energía, sobre el cual se forma el cuerpo físico. Se trata de una trama, una red que va dando forma al cuerpo completo. Se van cruzando a lo largo del cuerpo y en algunos lugares se forman plexos de decenas de “nadis”. Los lugares donde se cruzan formando remolinos de energía se llaman “chakras”. La palabra “chakra”, en sánscrito, se traduce como “rueda”. Según las personas que pueden verlos, se parecen mucho a vórtices o conductos de energía.

En Foto del Aura realizamos el estudio de los chakras principales.

Dicho estudio presenta amplios beneficios, por mencionar algunos, nos permite conocer exactamente nuestro nivel energético actual y de los chakras o centros energéticos.

Al interpretar el informe que genera el mismo sistema, nos es posible colaborar en la prevención de cualquier síntoma (físico o emocional) antes de que se exprese en el cuerpo.

En el caso de que el consultante presente algún síntoma específico, permite saber qué centro energético posee baja energía (Chi = para los chinos, Ki = para los japoneses, Prana = para los hindúes, Ruasch= para los hebreos, Huanca= para los incas), de esta forma, compensar el chakra de manera precisa.

Existen SIETE CHAKRAS que están distribuidos por tu cuerpo. Son puntos de energía que como canales te conectan con el mundo terrenal y espiritual. El primero (CHAKRA RAÍZ) está en la entrepierna, el segundo debajo de tu ombligo (CHAKRA SACRAL), el tercero en el plexo (PLEXO SOLAR), el cuarto en el pecho (CHAKRA CARDÍACO), el quinto en la garganta (CHAKRA LARÍNGEO), el sexto en la frente (CHAKRA DEL TERCER OJO) y el séptimo en la parte superior de tu cabeza (CHAKRA CORONA). Todos están alineados como en un tubo de luz y cada uno gira como una espiral, por delante y por detrás de tu cuerpo. Cada chakra tiene su propósito, en lo físico, emocional y espiritual. Los tres de arriba te conectan con tu espiritualidad y tu Ser superior, y los tres de abajo te conectan al plano terrenal y físico. El del medio, el cuarto chakra, es el conector entre estos dos grupos, el vínculo entre los dos planos, y es precisamente el corazón. Ahora bien, a medida que vayas reconociendo y activando estos puntos energéticos, trata de entenderlos y sentirlos como parte de un todo. No separes con tu mente el cuerpo y no trabajes tus chakras por separado, ya que eres un núcleo total de energía, completo por sí solo. Un Universo entero. Pues bien, aquí te sugiero que le pongas más atención, sin descuidar los otros, a los chakras físicos, los tres de abajo, ya que es necesario encarnar totalmente para conectar con nuestra vida en la Tierra, en confianza, sin miedo y en entrega a la vida. Y eso se logra al aceptar y disfrutar tu experiencia terrenal. Utiliza el primer ejercicio, y mientras respiras conscientemente, visualiza e imagina tus chakras, los siete. Con cada respiración toma energía del Universo a través del séptimo chakra y anda bajándola por los otros y por la columna vertebral. Ante todo disfruta y no juzgues tus sensaciones, son tuyas, únicas y llenas de energía de vida. Cuando llegues a los tres primeros chakras, dales más luz e irradia toda tu energía desde el segundo centro, es decir, debajo de tu ombligo. Desde allí, luego de un instante de disfrute, traslada la energía a través de tu primer chakra y por tus piernas hasta que toque tierra y penetre en ella hasta su centro. Una vez que hayas conectado con el centro de la Tierra, siente como ella te devuelve la entrega, recibe su energía, la que llevarás por todo tu cuerpo hasta enviarla nuevamente al Universo. Este flujo termina al trasladar toda la luz que estás irradiando hasta el cuarto chakra del corazón y visualiza a tu alrededor un campo dorado de energía. Lleva tus dos manos hasta tu pecho como si te entregaras algo, tócalo y date ese Amor con tus manos cargadas de energía renovada. Estás envuelto en Luz dorada y conectada con el Todo, es más, puedes recordar que lo eres.


image-645585-Chakra_Diagram_.w640.png
image-645589-Chakra_Illustration.png?1455241526128
image-645587-yoga-chakra-image.jpg?1455241369648